Imagen: elespanol.com

Redacción: Luis Daniel Londoño Silva. prensa@emisoramamariana.org

La violencia física y psicológica de pareja, es una de las plagas que afecta a la familia. Una de las principales causas son los celos. Estos celos son el producto del afán de dominar y controlar al otro, someterlo al capricho propio, tratarlo como una cosa o una simple mascota; el analfabetismo afectivo, la baja autoestima, una pésima calidad humana, el infantilismo, los traumas de la niñez, la inseguridad, así como el influjo de una cultura egoísta y enferma, degeneran en celos sin control alguno, que hacen mucho daño, que destruyen vidas, que causan dolor y desesperación.

Se dice que detrás de un hombre o una mujer celosos, existen seres humanos incapaces de sostener relaciones afectivas, inseguros al máximo, materno dependientes o quizás, seres que no pueden ser fieles y lo que no quieren para su pareja, lo replican al máximo en su propia vida.

O sea, están inmersos en un egoísmo patológico que los devora y los convierte en analfabetas afectivos e incapaces de dar y de recibir amor.  El celoso es controlador, amargado, irritable, que al final termina solo y envuelto en sus propios traumas. El celoso puede terminar acabando con la vida de su pareja, porque lleva en su mente y en su corazón una obsesión incontrolable: “Si no eres para mí, no eres para nadie”.

Imagen: muyinteresante.es

El celoso es un enfermo que necesita tratamiento psicológico y en algunos casos psiquiátrico. El celoso no ha experimentado el sentido espiritual en su existencia, porque sus malas inclinaciones le cierran las puertas y sus miedos lo rodean de fantasmas que jamás podrá controlar.

Imagina por un momento tu vida de pareja sin celos, sin control y sin represión. Sin duda alguna, que experimentarías alegría y libertad inmensas y sobre todo, la riqueza humana que podrías ofrecer y recibir para construir juntos y darle a los hijos lo mejor. Ser pareja es caminar parejos, con las mismas posibilidades y sin ningún tipo de sometimiento.

Esto sólo es posible en virtud de un proyecto de vida impregnado por la magia del amor. Las personas creyentes tienen mayores argumentos para combatir los celos, porque descubren en el ser amado, un regalo de Dios, un tesoro de amor. Si no eres capaz de amar y ser amado, mejor vive solo o sola, esto evitará crear esos infiernos existenciales.

El celoso es el mejor productor de cine ¡Se arma unas películas!