Imagen: Etnias del Mundo

El tejer es una labor que va innato en los Arhuacos. Desde cortas edades, las Gaysenu, como son denominadas las niñas de la tribu, mueven sus manos y realizan sus primeras puntadas y diseños, siguiendo los pasos de sus mayores.

Redacción: Laura Ximena Rivas. lauraximenarivas@gmail.com

Nos encantan las mochilas, ¿verdad? esas que combinan con nuestros atuendos diarios, aquellas que están exhibidas en cada rincón artesanal de Colombia y que a muchos encantan, las Mochilas Arhuacas.

¿Conoces su origen?

Los Arhuacos, o también conocidos como Ika o Iku, son una comunidad amerindia, descendiente de los Tayronas, que habita en la vertiente meridional de la Sierra Nevada de Santa Marta, Colombia. Aunque gran parte de su actividad económica se basa en la agricultura, las mochilas Arhuacas, como símbolo de la creación de la vida, también son un importante factor de ingresos para esta comunidad. Su uso ha trascendido de generación en generación, pues, para la sociedad representa la reivindicación de las culturas indígenas, luego de la gran transformación y revolución que vivió el país en la década de los 60.

Están fabricadas de algodón, lana y fique, materiales que afloran de la naturaleza. Es trabajo de mujeres -dicen los Arhuacas- mientras los hombres se dedican al trabajo de campo, con sus tres mochilas terciadas sobre su pecho, ajustadas de la más grande, a la más pequeña, cada una, con oficios diferentes.

Imagen: Pinterest

El arte de tejer

El tejer es una labor que va innato en los Arhuacos. Desde cortas edades, las Gaysenu, como son denominadas las niñas de la tribu, mueven sus manos y realizan sus primeras puntadas y diseños, siguiendo los pasos de sus mayores. Estas mochilas, han sido consideradas como la manera de representar una pequeña parte del país.

Los colores y diseños, dentro del contexto, se emplean para identificar a los mismos miembros de la comunidad. Barragán, J (2006) manifiesta que: “es uno de los mecanismos de pertenencia a la sociedad Arhuaca de cada individuo.” Cada uno de los diseños, asemejan a algunos animales, por ejemplo, la rana (Gamako) como símbolo de la fertilidad entre las culturas indígenas de la Sierra; El ciempiés (Zimaku); Grabados de la piel de la serpiente cascabel (Aku), símbolo del tiempo y del espacio. Sin embargo, al transcurrir el tiempo, se han implementado diversos diseños, entre ellos, flores, letras o figuras de la orfebrería Tayrona.

Imagen: Jimdo

Sin duda alguna, otro motivo para amar este país multicultural y biodiverso. ¡Que viva Colombia!