Entrega 4: Espiritualidad es alegría

Imagen tomada de https://www.cathopic.com/

Por Luis Daniel Londoño. prensa@emisoramariana.org

Seguimos el recorrido por el fascinante camino de la espiritualidad cristiana. Bienvenidos a esta cuarta entrega. Recordemos que, en las tres anteriores entregas, se afirmó que la espiritualidad es encanto, te involucra y es seguimiento.

Si deseas escuchar el podcast de esta publicación, ingresa a: https://anchor.fm/emisora-mariana/episodes/Entrega-4-espiritualidad-es-alegra-evica6

La espiritualidad es también alegría. Es importante aclarar que la alegría, entendida en clave de espiritualidad, aunque se puede expresar con emociones y sentimientos, es mucho más que eso. La alegría es un fruto del espíritu santo, y consiste en esa capacidad que Dios nos da para vivir forma serena y en actitud de esperanza cada momento de la vida. El cristiano, cuando cultiva la alegría, jamás se deja envolver por la amargura, el pesimismo o la desesperanza.

Imagen tomada de https://www.cathopic.com/

Por eso se afirma que un cristiano alegre es un evangelizador de primera línea. La alegría que Dios da, atrae, contagia, da vida y es una bendición. El Papa Francisco, afirma: “Cuanto más cerca está el Señor de nosotros, más nos alegramos; cuanto más lejos está, más nos entristecemos… Un cristiano que continuamente vive en la tristeza, no es un cristiano”.

La alegría no se nutre únicamente de los momentos gozosos de la vida, ella se recarga con la oración, la reflexión, los sacramentos y los momentos bellos que podamos propiciar. La misericordia, la caridad, el abrazo, el amor por la familia, por lo que se hace, por uno mismo, es una puerta abierta a la alegría.

Es más, la alegría es un fruto tan particular que, quien la cultiva y la experimenta, se evita un montón de males físicos y psicológicos. La persona con corazón alegre, ve en una situación difícil una oportunidad, el amargado no goza ni siquiera de los momentos bellos que la misma vida le ofrece.

¿Te consideras una persona alegre?

Escribe tus comentarios a: prensa@emisoramariana.org