Más allá de una taza de café

Por: Leidy Viviana Sánchez Guacaneme

Imagen: Archivo Emisora Mariana

El café es primordial por naturaleza y, aunque es Brasil el país líder en la producción mundial con una cosecha del 30,16%, en la mayoría de hogares colombianos nunca faltará una taza de esta sabrosa bebida.

Celebramos el Día Internacional del Café para homenajear a tantos campesinos que en Colombia y el mundo son los artífices de que exista esta semilla, que inicia su proceso en el árbol de cafeto; sí, así como lo lees, la fruta que nace en esta planta posee las semillas que, después de un arduo trabajo, se convierten en el ‘cafecito’ que tomas en la mañana antes de salir de casa. Este árbol puede llegar a medir hasta seis metros de altura.

Estudios científicos a lo largo de la historia, han demostrado que el café tiene propiedades que benefician cuerpo y espíritu; por ejemplo, es considerado bueno para prevenir el Parkinson, mejorar el funcionamiento del hígado, mantener un buen metabolismo – por ello el café después del almuerzo –, es antioxidante, actúa como analgésico natural y combate la depresión.

Imagen: Archivo Emisora Mariana

Pero si crees que lo único que se puede preparar con esta delicia es un ‘tintico’ o un cafecito en leche, te equivocas. Innumerables alimentos y bebidas tienen café en sus ingredientes; existen galleticas de café, brownies con café, el famoso tiramisú de café, muffins y mousse de chocolate y café, y hasta pasteles veganos hechos con café.

En cuanto a bebidas, fuera del latte y el cappuccino, se han creado batidos, helados, frapuccinos, granizados y varios licores saborizados con este alimento estrella que es propicio para reuniones, almuerzos y buenas conversaciones.

Un buen café te puede ayudar a solucionar un problema si después de una discusión con un amigo o compañero, lo invitas a un mocca y le propones charlar sobre el asunto; o qué tal celebrar un aniversario de boda con un smoothie de café ¡Que buen detalle! Y si lo que quieres es conquistar a la persona que te gusta, invítale a un postrecito, mírala fija y dulcemente y dile “mi café favorito siempre será el de tus ojos”.

¿No tiene los ojos de ese color? No hay problema, dile que ese café que ahora consumen será en adelante el mejor recuerdo de tu vida, seguro algo precioso florecerá de esa cita.